¿Qué podemos esperar de los jóvenes si el reguetón es la única educación sexual que reciben?

/
83 views

Vivimos en una época en la que es más fácil aprender sobre sexualidad en música o vídeos de cualquier tipo que en la escuela. Si sus únicas fuentes de información son en su mayoría sexistas o machistas, ¿qué podemos esperar de los jóvenes? Evidentemente sus comportamientos serán sexistas o machistas

El género del trap, rap o reguetón muchas veces utilizan las canciones para mostrar temas tabúes, sobre todo en lo relativo a la sexualidad. La educación sexual suele estar ausente en la sociedad en general, así como en numerosas familias y escuelas. Los adultos se incomodan al hablar de sexo con los más jóvenes, de ahí que estos tengan que recurrir a la internet para informarse. Pero recurren a sitios poco aconsejables y esto causa que los jóvenes tengan una mala idea de lo que es la sexualidad. 

Uno de estos sitios es la música. La gran popularidad del reguetón ha estado en el punto de mira por sus letras y el machismo que algunas transmiten. Por ejemplo, el rapero Costa Rima en la canción Labios tatuados dice: “La pego y la araño, en el club o en el baño, no dejaré de darte hasta que te haga daño”. Pero esto no pasa solamente en el reguetón, sino también en otros géneros muy conocidos como el trap o el rap.

En nuestra opinión el rap, reguetón o trap no son géneros machistas en sí, sino que son los artistas los que los vuelven machistas. Debemos encontrar un equilibrio en la música y entender que un género musical no puede ser machista. Son letras concretas de algunas canciones las que no debemos aceptar.

Queremos que nos deis vuestra opinión sobre este tema: ¿Puede que esta sensibilidad actual debido a casos de bullying, violencia machista, ataques xenófobos… haya llegado a la música? ¿O, por el contrario, aún debemos ser menos tolerantes con este tipo de canciones con mensajes machistas?

Puedes enviarnos tu opinión a elpilarreport@gmail.com y lo publicaremos en nuestra sección ‘Cartes al diari’.

El més recent